Santo Tomás de Aquino

«...fere totius philosophiae consideratio ad Dei cognitionem ordinatur...»

CAPÍTULO 4: Perfección de caridad divina que sólo Dios puede tener

CAPÍTULO 4

Perfección de caridad divina que sólo Dios puede tener

En ambos modos de caridad hay muchos grados de perfección. Por lo que se refiere a la caridad para con Dios, el primer y supremo grado de perfección en la caridad compete a solo Dios. Para entender de alguna manera, es necesario prestar atención al objeto merecedor de amor y al sujeto que ama. El objeto, de suyo, requiere ser amado en toda la medida en que lo merece. La perfección, por parte del sujeto, requiere que algo sea amado con todas las fuerzas de quien ama.

Ahora bien, dado que cada cosa merece ser amada en lo que tiene de buena y que la bondad de Dios es infinita, Dios es infinitamente amable. No hay criatura alguna capaz de amar infinitamente, puesto que ninguna facultad finita puede realizar un acto infinito. Por consiguiente, sólo Dios, cuyo poder de amar iguala a su bondad, puede amarse perfectamente a sí mismo, de acuerdo con el primer modo de perfección [o sea, el que consiste en el perfecto cumplimiento del primer precepto de la caridad].

Si encuentras un error, por favor selecciona el texto y pulsa Shift + Enter o haz click aquí para informarnos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Quot articulos tot miracula - All rights reserved - IVE 2013 Frontier Theme