Santo Tomás de Aquino

«...fere totius philosophiae consideratio ad Dei cognitionem ordinatur...»

Santo Tomás sobre la pasión de Cristo (II)

Anuncio de la traición de Judas (Mt 26, 21-25)

Predicción del abandono de los discípulos (Mt 26, 30-32)

Predicción de las negaciones de Pedro (Mt 26, 33-35)


Anuncio de la traición de Judas

v.21 (n.2159) Y mientras comían, dijo: “Yo os aseguro que uno de vosotros me entregará”. v.22 (n.2161) Muy entristecidos, se pusieron a decirle uno por uno: “¿Acaso soy yo, Señor?” v.23 (n.2162) Él respondió: “El que ha mojado conmigo la mano en el plato, ése me entregará. v.24 (n.2164) El Hijo del hombre se va, como está escrito de él, pero ¡ay de aquel por quien el Hijo del hombre es entregado! ¡Más le valdría a ese hombre no haber nacido!” v.25 (n.2166) Entonces preguntó Judas, el que iba a entregarle: “¿Soy yo acaso, Rabbí?” Dícele: “Sí, tú lo has dicho”.

Comentario de Santo Tomás:

2159. Y mientras comían, etc. Aquí se pone el anuncio del traidor. Y primero lo designa por el grupo;
– segundo lo indica por la autoridad;
– tercero por su propia voz.

Segundo allí donde se dice (n.2162) Él respondió, etc.; tercero allí donde se lee (n.2166) Sí, tú lo has dicho.

Respecto al primer punto,
– pone primero el anuncio;
– segundo el efecto de dicho anuncio (n.2161) al decir muy entristecidos, etc.

2160. Por eso escribe el evangelista y mientras comían, dijo: “Yo os aseguro que uno de vosotros me entregará”. Afirma Yo os aseguro, porque se trataba de algo importante, uno de vosotros, de los que Yo elegí para que fuesen columnas de la Iglesia; de estas falsas amistades se lee en Sir 6,10: hay amigo que comparte tu mesa y no persevera en el día de tu angustia. Y en Jr 9,3-4 hablando de la corrupción de Judá: ¡Que cada cual se guarde de su prójimo! ¡Desconfiad de cualquier hermano!… Se engañan unos a otros, no dicen la verdad; han avezado sus lenguas a mentir, se han pervertido.

2161. Luego sigue el efecto del anuncio, el cual es doble: la tristeza y la duda. En cuanto a la tristeza dice: muy entristecidos. Y ¿por qué se entristecen? Se entristecen por la muerte de Cristo, porque era amargo para ellos carecer de tal jefe, de un tal protector. Además se entristecen por el tipo de crimen que sucedería en el futuro; al modo como se lamentaba el profeta Jr 9,1: ¡Quién convirtiera mi cabeza en llanto, mis ojos en manantial de lágrimas para llorar día y noche a los muertos de la hija de mi pueblo!

Luego se pone la duda: se pusieron a decirle uno por uno. Pero ¿por qué dudaban? ¿acaso cada uno no estaba cierto de sí mismo? Respuesta: los discípulos estaban ya aleccionados, que los hombres son proclives a pecar rápidamente; de allí la advertencia del Apóstol 1Co 10,12: el que esté en pie, mire no caiga. Y también dudaban porque le creían más a Él que a su propia conciencia. Es lo que dice el Apóstol de sí mismo, 1Co 4,4: cierto que mi conciencia nada me reprocha; mas no por eso quedo justificado. Mi juez es el Señor.

2162. Él respondió: “El que ha mojado conmigo la mano en el plato, ése me entregará”. Aquí pone el anuncio mediante la palabra profética. Y
– primero pone el anuncio profético (n.2163);
– segundo la necesidad de la pasión (n.2164);
– tercero la pena del traidor (n.2165).

2163. Dice por tanto Él respondió: “El que ha mojado conmigo la mano en el plato, ése me entregará”. Referido a este episodio se puede entender lo dicho en el Sl 41[40],10: hasta mi amigo íntimo en quien yo confiaba, el que comía mi pan, levanta contra mí su calcañar.

El que ha mojado conmigo la mano en el plato. Marcos usa otro nombre (14,20). Mateo utiliza la palabra paropsis que es un recipiente cuadrado y se llama así porque tiene los lados iguales. En latín la palabra es catino y designa un recipiente de barro que se usa para contener líquidos, así en el catino se ponían los alimentos líquidos, en la paropsis los secos; por lo cual podía usarse uno u otro. O también se decía paropsis, pero se utilizaba como catino para contener líquidos.

Y ¿qué significa: el que ha mojado conmigo la mano en el plato? Se debe aclarar que era costumbre entre los antiguos que muchos comiesen de una sola fuente, y quizás tomaban de un mismo vaso. Por eso todos sorprendidos retrajeron sus manos, excepto Judas para poder excusarse mejor; y además eran palabras dudosas, porque metía la mano en el plato con todos los demás, y por eso no quiso señalarlo más claramente, para que no se endureciera más en el pecado. O también se puede explicar esto diciendo que se sentaban de dos en dos, y este se había sentado con él, para hacerlo volver atrás (de su propósito). Pero muchos por amistad no se alejaban de él.

2164. El Hijo del hombre se va, como está escrito de él. ¿Qué es lo que estás diciendo, que tú te entregarás? Dice el Hijo del hombre se va, se va por propia voluntad. Así estaba profetizado en Is 53,7 (Vg): fue oprimido porque él quiso. De allí que se afirme que la pasión fue predicha por los profetas, tal como explicará el mismo Señor en Lc 24,27: empezando por Moisés y continuando por todos los profetas, les explicó lo que había sobre él en todas las Escrituras. Y en este sentido nada es nocivo al Hijo del hombre, porque se hace lo que él ya dispuso.

Alguien puede decir, si se va por propia voluntad no hay que imputar a Judas por su muerte. Por eso se debe aclarar que ciertamente Judas hacía esto movido por su mala voluntad, mientras que el Hijo obraba espontáneamente.

2165. Luego sigue la pena ¡ay de aquel por quien el Hijo del hombre es entregado! Más arriba el Señor había dicho (17,7): ¡Ay del mundo por los escándalos! Es forzoso ciertamente que vengan los escándalos, pero ¡ay de aquel hombre por quien el escándalo viene! Y trata de la magnitud de la pena al decir ¡Más le valdría a ese hombre no haber nacido! De estas palabras algunos han tomado ocasión para el error. Pues algunos dijeron que a lo que no existe no se les aplica una pena, por eso dicen que es mejor que simplemente no hubiese existido, lo que va contra lo dicho por el Apóstol en Rom Por eso, según explica Jerónimo, esta expresión debe tomarse según el modo común de hablar, es decir que es menos dañoso, y siente mayor tormento que si no hubiese nacido. Y a esto parecer referirse lo expresado en Sire 4,2: felicité a los muertos que ya perecieron, más que a los vivos que aún viven.

Y esto es contrario a lo que Agustín dice en el libro Sobre la libertad. Lo que no es, no puede ser elegido. Y elegimos aquello que es más cercano a la felicidad. Pero lo que no es, no es cercano a la felicidad.

¿Qué decir entonces? ¿Puede alguien elegir no ser antes que ser castigado? Se hace pues necesario explicar que “no ser” puede ser tomado en doble modo, o en sí mismo, o por comparación a otra cosa. En sí mismo digo que no es elegible, como afirma Agustín; pero por comparación a otra cosa puede ser elegido, como sostenía Jerónimo. Porque esto no es algo que exista en la naturaleza, sino en la apreciación del alma que lo toma como algo existente, así por ejemplo el no sentarse. Ahora bien la elección se toma de aquello que es aprendido. Y por eso el carecer de un mal se toma como si fuese algo bueno. Cuando se elige no por sí, sino en cuanto excluye el mal, elige de este modo, tal como dice el Filósofo.

Y por esto también se da una respuesta a la segunda pregunta. Por eso se dice que aquello que más se aparte del mal, se toma como más cercano a la felicidad; de allí que para el hombre afiebrado, carecer de fiebre le parezca la felicidad, porque le parece que no estará sometido a esa miseria; en este sentido se considera como mejor el no ser antes que estar sometido a miserias.

2166. Entonces preguntó Judas, el que le iba a entregar: ¿acaso soy Yo Rabbí? Conviene advertir que esto lo dijo para disimular, pues como tardó en preguntar, daba a entender con esto que estaba triste, pero que disimuló. Los demás también lo llamaban Señor, pero Judas lo llama Maestro. Y en verdad era ambas cosas, como lo dijo en Jn 13,13: vosotros me llamáis Maestro y Señor, y decís bien, porque lo soy.

Le dice: “Sí, tú lo has dicho”. Hay que advertir la mansedumbre del Señor. Más arriba había dicho (11,29): aprended de mí que soy manso y humilde de corazón.  Y esto lo hace para darnos un ejemplo de mansedumbre; por eso dice tú lo has dicho, es decir tú lo has confesado. O también se puede entender: tú dices esto, yo no lo aseguro, sino que lo dices tú. Pero no se trata de palabras que aseguren lo dicho; y esto porque no quería descubrirlo ante los demás, como si dijese: yo no lo aseguro, sino que tú lo dices.


Predicción del abandono de los discípulos

v.30 (n.2204) Y cantados los himnos, salieron hacia el monte de los Olivos. v.31 (n.2207) Entonces les dice Jesús: “Todos vosotros vais a escandalizaros de mí esta noche, porque está escrito: Heriré al pastor y se dispersarán las ovejas del rebaño. v.32 (n.2210) Mas después de mi resurrección, iré delante de vosotros a Galilea.

Comentario de Santo Tomás:

2204. Después de poner la institución del nuevo sacramento (n.2167) el evangelista anuncia el futuro escándalo de los discípulos. Y
– primero presenta el lugar;
– segundo el preanuncio, allí donde dice (n.2207) entonces les dice Jesús.

Y esto se armoniza con lo anterior y con lo que sigue, por lo cual se puede unir los textos, tanto con uno o con otro.

2205. Por eso dice y cantados los himnos. Por medio de esto nos da ejemplo de dos cosas; primero porque fue una cena o comida material, después de la cual debemos dar gracias y alabar a Dios, así se dice en el Sl 22[21],27: los pobres comerán y quedarán hartos, los que buscan a Yahveh le alabarán. Además después de esta se realizó la cena sacramental, después de la cual también debemos dar gracias. De allí que después de esto cantó los himnos. Por eso lo que se canta después de la comunión en la Misa, representa este himno; de modo que los fieles deben esperar hasta el fin de la misa para que puedan escuchar este himno. Y esto es lo que había pedido Jesús a su Padre, Jn 17,1: Padre, glorifica a tu Hijo, para que tu Hijo te glorifique a ti.

2206. Y dicho esto salieron hacia el monte de los Olivos. El monte de los Olivos, significa abundancia, porque las olivas son grandes; con esto se significa la abundancia espiritual. Así se dice de la tribu de Aser en la bendición que Jacob dio a sus hijos, Gen 49,20: Aser tiene pingüe su pan. Con lo cual se significa la abundancia de la gracia y de la gloria celestial hacia la cual somos llevados; así aparece en el Sl 68[67],16: Sión, monte de Dios, monte fértil, monte cuajado, monte fecundo. El óleo descansa los miembros fatigados, mitiga el dolor, alimenta el fuego y da claridad al rostro. Así sucederá también en la gloria, porque desaparecerá todo trabajo, todo dolor, y se otorgará gran claridad.

También cuando dice hacia el monte de los Olivos, se armoniza esto con los hechos futuros. Por el óleo se significa la misericordia, ya que flota sobre los demás líquidos, así también la misericordia, se extiende sobre las obras de Dios, Sl 145[144],8-9: clemente y compasivo es Dios, tardo a la cólera y grande en amor; bueno es Dios para con todos, y sus misericordias se derraman sobre todas sus obras. También en este monte padecerán escándalo, indicando también previamente la misericordia, tal como expresa el Sl 37[36],23-24: de Dios penden los pasos del justo, firmes son y su camino le complace; aunque caiga, no se queda postrado porque el Señor le sostiene la mano.

2207. Entonces les dice Jesús: “Todos vosotros os vais a escandalizar…” Aquí se pone el escándalo. Y
– primero en general;
– segundo en especial, al decir (n.2211) Pedro intervino, etc.

Respecto a lo primero hace dos cosas:
– primero preanuncia el escándalo;
– segundo, para que no se piense que es pura casualidad, indica la autoridad de la Escritura, al decir (n.2209) porque está escrito: Heriré al pastor y se dispersarán las ovejas.

2208. Y con estas palabras, el pecado de los discípulos se agrava por varias razones. Primero por el número, pues dice todos vosotros; al modo de un hombre que recibe heridas en todo su cuerpo, Is 1,6: de la planta del pie a la cabeza, no hay en él cosa sana. También se agrava el pecado de los discípulos por la materia: os vais a escandalizar de mí; Pablo que predica la cruz de Cristo dice: 1Co 1,23: nosotros predicamos a Cristo crucificado, escándalo para los judíos y necedad para los griegos. Los judíos, por no buscar sino lo débil de la carne, padecieron escándalo. También se agrava el pecado de ellos por la cercanía del tiempo, ya que les había avisado muchas veces, además sucede después de la recepción del sacramento (de la Eucaristía). Por eso ya se habían olvidado de lo que hizo por ellos, de allí que acertadamente se los compara con un hombre que se mira al espejo, Stg 1,23-24: si alguno se contenta con oír la Palabra sin ponerla en práctica, ése se parece al que contempla su imagen en un espejo: se contempla, pero, en yéndose, se olvida de cómo es. Se agrava también porque fue durante la noche, como se dice en 1Ts 5,6-7: velemos y seamos sobrios. Pues los que duermen, de noche duermen, y los que se embriagan, de noche se embriagan, así también sucede con los que se escandalizan.

2209. Entonces añade la autoridad (de la Escritura): porque está escrito: Heriré al pastor y se dispersarán las ovejas del rebaño. En Zac 13,7 se dice: Hiere al pastor es decir a Cristo, y que se dispersen las ovejas, aquí se dice: heriré, y esto es muy conveniente, porque el profeta deseaba que esto se realizara, por eso dice hiere al pastor; mientras que Cristo habla en propia persona, y con estas palabras preanuncia primero la pasión de Cristo; segundo el escándalo cuando dice heriré al pastor. El pastor del que se habla es Cristo, tal como él mismo afirma en Jn 10,11: Yo soy el buen pastor, y en 1Pe 2,25: os habéis convertido al pastor y obispo de vuestras almas. Y fue herido, porque Dios lo entregó, ya que como dice el Apóstol en Ro 8,32: el que no perdonó ni a su propio Hijo, antes bien lo entregó por todos nosotros… y esto a causa de nuestros pecados, como se profetizó en Is 53,8: fue arrancado de la tierra de los vivos; por las rebeldías de su pueblo ha sido herido.

También preanuncia el escándalo y se dispersarán las ovejas. Las ovejas son los fieles, tal como explica el mismo Jesús en Jn 10,27: mis ovejas escuchan mi voz. Y así Dios padeció para que se dispersaran y después congregarlas, como se dice en el Sl 147[146],2: el Señor edifica a Jerusalén, congrega a los deportados de Israel. Y también en Jn 10,16: tengo otras ovejas que no son de este redil, también a estas tengo que conducir y escucharán mi voz; y habrá un solo rebaño, un solo pastor.

2210. Después preanuncia el gozo de la resurrección al decir: Mas después de mi resurrección, iré delante de vosotros a Galilea; porque aunque sea el Padre quien lo resucitará, como se dice en muchos lugares, Hch 2,24: Dios le resucitó liberándole de los dolores del Hades, sin embargo también resucitó por virtud propia, pues el poder del Padre es el poder del Hijo, de allí que se diga en 2Co 13,4: ciertamente fue crucificado en razón de su flaqueza, pero está vivo por la fuerza de Dios. Además como contraposición a lo que había dicho de la dispersión de sus ovejas, dice ahora iré delante de vosotros a Galilea. Al modo que las ovejas siguen al pastor, por eso el pastor las congrega llamándolas por su nombre; por eso dice iré delante de vosotros.

O también se puede interpretar lo que dice después de mi resurrección. Y porque muchos podían pensar que transcurriría mucho tiempo hasta su resurrección, por eso dice que no será mucho tiempo, ya que iré delante de vosotros a Galilea. Porque estaban acostumbrados a quedarse poco en Judea, y luego volver rápidamente a la Galilea. Quiere decir: resucitaré antes que podáis venir a Galilea, para mostrar que será el mismo que se les aparecerá. Y por eso pudieron certificarse de esto suficientemente. Además el hecho que anuncie que los precederá les da seguridad. En efecto en Judea eran perseguidos, por eso dice que los precederá a Galilea, para quitar de ellos el temor.

Cristóstomo sostiene que no hay que entender esto como si primero se apareció en Galilea, sino que apareció allí, pero no primero, sino antes en Jerusalén. ¿Por qué dice entonces Galilea? La interpretación de la palabra Galilea es “emigración”, y por eso se significa que por la resurrección emigramos de la vida mortal a la inmortal: y en esta vida nos precedió, porque Cristo es primicia de los que duermen. También se significa con esto la emigración de los discípulos a los gentiles: y Cristo los precedió, moviendo los corazones (de los gentiles, para aceptar la predicación de ellos).


Predicción de las negaciones de Pedro

v.33 (n.2211) Pedro intervino y le dijo: “Aunque todos se escandalicen de ti, yo nunca me escandalizaré”. v.34 (n.2213) Jesús le dijo: “Yo te aseguro: esta misma noche, antes que el gallo cante, me habrás negado tres veces”. v.35 (n.2215) Le dice Pedro: “Aunque tenga que morir contigo, yo no te negaré”. Y lo mismo dijeron también todos los discípulos.

Comentario de Santo Tomás:

2211. Pedro intervino. Aquí se pone el anuncio previo del escándalo de Pedro. Y
– primero se pone la ocasión;
– segundo el anuncio previo;
– tercero la excusa.

Lo segundo allí donde se lee (n.2213) Jesús le dijo, etc.; lo tercero al decir (n.2215) le dice Pedro, etc.

2212. Aquí surge una dificultad literal; pues parece que Pedro dijo esto después que salieron del cenáculo; mientras en Lc 22,34-39 parece decir que lo dijo antes de que salieran, lo cual concuerda con Jn 13,36-38.

Agustín resuelve esta dificultad al decir que Pedro lo repitió por tres veces, y así concuerda con todos los evangelistas, etc., porque si atendemos a la narración, dijo esto por muchas razones. Aquí fue movido a decirlo por lo que anunció Cristo del escándalo. En Lc 22,32 había dicho el Señor: Yo he rogado por ti, Pedro, para que tu fe no desfallezca, y entonces fue cuando Pedro le dijo: Señor, estoy dispuesto a ir contigo hasta la cárcel y la muerte. Mientras que en Jn 13,33 el Señor dijo: adonde Yo voy, vosotros no podéis venir. Entonces Pedro dijo (v.37): yo daré mi vida por ti. Y por eso Pedro lo repitió tres veces, de modo que dos veces lo dijo en el cenáculo, y una vez fuera del mismo, como se afirma en este Evangelio. Y esto lo decía movido por su fervor, aunque no consideraba (la escasez de) sus fuerzas.

Sin embargo pecó en tres cosas. Primera porque creyó más a sí mismo que al Señor, aunque se indica lo contrario en Ro 3,4: Dios es veraz y todo hombre mentiroso. Además pecó porque se prefirió a los demás, de allí que dijera: aunque todos se escandalicen de ti, yo nunca me escandalizaré. Se estimaba más firme que los demás; y cayó en aquello que había condenado Jesús en la parábola del publicano y fariseo que van a rezar al Templo, Lc 18,11: el fariseo, de pie, oraba en su interior de esta manera: ‘¡Oh Dios! Te doy gracias porque no soy como los demás hombres… ni tampoco como ese publicano’. Del mismo modo se atribuía a sí mismo lo que no correspondía, ya que Jesús había afirmado en Jn 15,5: sin mí nada podéis hacer. Por eso, porque habló de modo arrogante, por eso permitió que cayera más veces. Y esto lo hace Dios, porque Dios odia mucho la soberbia, tal como se dice en Job 40,11 respecto al señorío de Dios sobre las fuerzas del mal: derrama la explosión de tu cólera, con una mirada humilla al arrogante.

2213. Jesús le dijo: “Yo te aseguro: esta misma noche, antes que el gallo cante, me habrás negado tres veces. Porque has pensado que podías prometer en modo conminatorio, por eso te digo a ti: Yo te aseguro, es decir que te lo digo con el corazón, que antes que el gallo cante, me habrás negado tres veces. Y se agrava su culpa por la cercanía de tiempo, porque esta misma noche. Se agrava además porque tres veces, así como tres veces has presumido, tres veces negarás después de tu presunción; tal como se dice en Job 31,27: mi corazón en secreto, se dejó seducir.

2214. Pero surge una dificultad respecto al texto: antes que el gallo cante, me habrás negado tres veces; porque en Mc 14,30 se dice: antes que el gallo cante dos veces, tú me habrás negado tres. Según Agustín la dificultad se puede resolver diciendo que históricamente es verdadero lo que dice Marcos. Mientras que lo dicho por Mateo puede entenderse así: se dice que el hombre obra cuando forma el propósito, como más arriba se dijo de las miradas (5,28): el que mira a una mujer deseándola en su corazón ya cometió adulterio con ella. Así Pedro en su propósito negó tres veces, o aún muchas más; por el hecho que concibió un miedo tal que bastaba para negarlo tres o más veces; por eso dice que lo negó tres veces, porque ya había concebido en sí que lo negaría tres o más veces. Mateo escribió sobre lo que había en el interior de Pedro; mientras Marcos nota lo que obró exteriormente.

O puede entenderse como cuando se dice: “yo haré esto en tal tiempo” no es necesario que lo termine totalmente, sino basta que lo inicie. De donde lo que dijo que habría de negarlo, no era necesario que antes del canto del gallo se hubiese consumado, sino al menos comenzado.

2215. Sigue la excusa de Pedro: dícele Pedro, etc. Y Pedro se excusa diciendo: aunque tenga que morir contigo yo no te negaré. Y sin embargo tuvo miedo, porque lo negó ante las palabras de una esclava. Jerónimo dice que no se dio cuenta de lo que decía, porque solamente Cristo iba a morir, para que solo Él fuese el redentor; así se dice en Is 63,3: no hubo nadie conmigo de mi pueblo.

Luego pone la afirmación, es decir que lo mismo dijeron también todos los discípulos. Se entiende que lo dijeron como Pedro; sin embargo tenían mejor causa que la de Pedro al excusarse, porque los demás lo hicieron sin defenderse.

_____________________________

Si encuentras un error, por favor selecciona el texto y pulsa Shift + Enter o haz click aquí para informarnos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Quot articulos tot miracula - All rights reserved - IVE 2013 Frontier Theme